El masaje craneal es un masaje en la zona del cráneo, la cara, el cuello y los hombros. Está especialmente dirigido a reducir la tensión de estas zonas y eliminar el dolor.

¿Por qué me duele tanto el cuello?

La tensión cervical es muy frecuente hoy en día y se debe a diferentes motivos:

  • Estrés
  • Posturas inadecuadas ante el ordenador, al estudiar o al dormir
  • Conducir muchas horas
  • Cargar demasiado peso sobre los hombros
  • Algunos movimientos bruscos

El estrés es la causa más frecuente de dolor de cabeza y cuello. El estrés es la respuesta automática y natural de nuestro cuerpo ante cualquier situación de excesiva exigencia mantenida en el tiempo.

El cuerpo responde contrayendo los músculos, porvocando dolores de espalda, de cuello, de cabeza, avisándonos de que debemos bajar nuestros niveles de autoexigencia y quitarle tensión a los pensamientos recurrentes.

Esta tensión acumulada genera la compresión en los músculos y en los vasos sanguíneos de la zona, originando:

  • Cefaleas tensionales
  • Somnolencia
  • Neuralgias de distintos tipos
  • Sensación de cansancio
  • Fatiga visual
  • Fatiga mental
  • Bruxismo
  • Mareos y pérdida de equilibrio

¿Cuáles son sus beneficios?

El masaje craneal es una solución ya que trabaja la musculatura de una manera profunda y lenta, devolviendo al cuerpo la sensación de equilibrio y bienestar.

Entre sus beneficios tenemos:

  • Profunda relajación
  • Liberación de la tensión muscular
  • Liberación de la tensión mental
  • Recuperación del equilibrio general

El masaje craneal también está indicado para eliminar dolores de cabeza congestivos, como los provocados por la sinusitis, ya que facilita el drenaje de la zona nasal, orbicular y frontal, eliminando la congestión de la zona.

El masaje craneal se realiza con diferentes maniobras de roces, micropresiones sobre la cara y las zonas temporal, occipital y frontal del cráneo. Además el rostro se trata con rozamientos, golpeteos suaves y otras maniobras linfáticas.

Es imprescindible que, antes de iniciar el masaje, la persona beba un vaso de agua, para asegurar la buena hidratación. Al finalizar el masaje, se le pedirá que vuelva a beber otro vaso de agua.

Este masaje debe combinar tanto manipulaciones suaves como presión en determinados puntos de la cara (sienes, cejas, ángulo orbitario, etc) y cuello. Para terminar este masaje y conseguir la relajación completa, es necesario hacer unos pequeños estiramientos con el cuello, a derecha e izquierda, muy despacio. De este modo se consigue relajar toda la zona cervical.

[activecampaign form=5]